Los edificios que construyen humanos

Es obvio que los humanos construimos edificios; pero lo contrario, tan cierto como lo primero, no parece tan evidente: los edificios construyen humanos.

Roth (2016) nos cuenta cómo Churchill entendió esto perfectamente cuando afirmó en 1943 “Damos forma a nuestros edificios y después nuestros edificios nos dan forma a nosotros”.  Churchill no solo creo una bonita frase solo con fines retóricos, por el contrario, debido a esta afirmación se tomaron decisiones muy importantes.

En 1941, la Cámara de los Comunes (algo así como la cámara de Diputados) quedó gravemente dañada por el bombardeo Nazi. El espacio de esta Cámara tenía una

encabezado copia-589c94ed0ab86
Cámara de los Comunes, UK

definición muy tradicional: había dos tribunas, una frente a la otra, con una mesa en medio. De un lado se sentaban los representantes del partido del gobierno, del otro lado los pertenecientes a la oposición. Una división tan drástica volvía un asunto muy grave el hecho de atravesar el pasillo y formar parte del grupo opuesto, era relativamente raro que esto sucediera (a diferencia de muchos políticos que saltan de un partido a otro sin mayor repercusión).

 

Cuando se planteó la reconstrucción de la Cámara, algunos opinaron que sería bueno rehacerla distanciándose del modo tradicional británico y acercándose a otras Cámaras

ShowImage
House of Representatives, USA. En forma de abanico

en el mundo que están construidas como un auditorio (con la bancada en forma de abanico), en donde la división partidaria no es tan obvia. Fue entonces que Churchill pronunció la frase citada y realizó una observación interesante: cuando surgió el parlamentarismo inglés se decidió establecer la Cámara en la forma tradicional y dicha forma influyó en el modo de operar y dialogar de los representantes.

En su opinión, modificar la forma del edificio implicaría insertar nuevas operaciones, nuevos movimientos funcionales y eso podría impactar en el modo mismo en el que se desarrollaría el parlamentarismo (y a largo plazo, la identidad misma de dicho parlamentarismo).

El argumento de Churchil fue lo suficientemente convincente. La Cámara se reconstruyó con la misma disposición de siempre.

La reflexión que se desprende no carece de importancia. ¿Qué tanto son determinadas nuestras operaciones y movimientos diarios por la funcionalidad de los edificios y la urbanización en la que estamos inmersos? Todo arquitectos y constructores debe ser consciente que al diseñar un edificio está moldeando la rutina y la vida de diferentes generaciones que utilizarán sus edificios. El diseño de un recoveco puede convertirse en un escondite común con historias diversas, la iluminación de un edificio incidirá en la posible ansiedad que sufran los oficinistas que laborarán en él.

Pensando en esto a mí se me ocurren varios edificios que hubiera preferido que fueran construidos con una disposición distinta. Comencemos por pensarlo respecto a nuestra propia casa ¿qué tanto nos define?

instante-mas-oscuro_0

 

 

4 comentarios sobre “Los edificios que construyen humanos

  1. Hola muy buenas, Es una reflexión interesante establecer la dualidad entre la resolución de necesidades de la arquitectura y como esta afecta a nuestro comportamiento.
    Hace poco escribí un pequeño artículo sobre arq. Vernácula en la que expreso la capacidad de una persona de adaptarse a espacios preexistentes llegando a ser un modelo mixto entre creación y adaptación, ¿como piensas que modificaría la vida de una persona vivir en una vivienda móvil?

    Mis mejores deseos, un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola LeGuersiano, muchas gracias por tus comentarios. Voy a buscar y leer el post que me comentas. Tu pregunta es muy interesante. Pienso que la respuesta a cómo una vivienda móvil podría modificar la vida de una persona, depende de la vida de esa persona. Por ejemplo, es muy distinto el caso de un estudiante que decidió residir en una vivienda así, con el fin de evitar el pago de la renta para poder pagar sus estudios; a considerar el caso de una familia viviendo de planta en una vivienda móvil. Flexibilidad, economía y diversidad de experiencias estarían entre los aspectos positivos; sensación de seguridad, necesidad de un refugio relajante y privacidad estarían dentro de los aspectos negativos. La vida industrializada nos ha llevado a considerar este tipo de opción. Toda una discusión.

      Me gusta

  2. Excelente artículo, me encantan tus posts! Estoy leyéndolos todos de una! Cada uno de ellos siempre lleva una interesante reflexión arquitectónica. Muchísimas gracias por tomarte el tiempo para subir esto! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s